Este documental trata de explicarnos cómo sucedió. A estas alturas la mayoría de vosotros lo habréis visto. A aquellos que no, os lo recomiendo. A los que sí, nunca viene mal volver a pensar un poco en lo sucedido, y este documental es un buen resumen.

Antes de comenzar a analizarlo, veamos el trailer en el que ya se revela la tónica general del mismo: entrevistas, juicios, explicaciones de expertos, datos… que os aseguro a aquellos, que os animéis a verlo, que cuanto menos os darán que pensar.

La verdad es que cualquier intento de dar transparencia a lo sucedido es digno de admiración. Aunque algunos defienden que el documental es extremista y sesgado, prefiero dejarlo a juicio del lector. Lo que está claro, es que en estos años de “ingeniería financiera”  ha habido una clara falta de valores.

¿Debería recordarse en el futuro como la crisis financiera de comienzos del siglo XXI provocada por una  profunda crisis de valores? Junto a las medidas anticrisis económico-financiera deberíamos tomar medias anticrisis de valores. Será ésta mi única valoración personal.

Voy a extenderme un poco más de lo normal sobre todo porque voy a añadir bastantes fragmentos del documental que creo que son interesantes para ilustrar y fijar mejor lo que vayamos contando.

Estoy convencido de que si empezáis a leer no podréis dejarlo, ya que revela datos muy impactantes. Lo interesante puede ser generar debate en los comentarios. Sirva este análisis para ello. Quede claro que en ningún momento estaré dando mi opinión, sino tan solo invitando al lector a hacerlo. Pongámonos manos a la obra.

El documental está dividido en 5 partes ordenadas cronológicamente, pero antes de comenzar con ellas realiza un breve análisis del impactante caso de Islandia. Comenzaremos resaltando algunos datos del mismo.

ISLANDIA

El producto interior bruto (P.I.B) era de 13.000 millones de dolares y los bancos llegaron a alcanzar unas perdidas de 100.000 millones de dolares. ¿Cuánta gente perdería sus ahorros?

El precio de la vivienda se más que duplicó. Las empresas encargadas de auditar a estos bancos no encontraron nada sospechoso y las agencias de rating (calificación de crédito) calificaban a Islandia con la mejor calificación posible (AAA) en Febrero del 2007. Al colapsar los bancos al final del 2008 el desempleo se triplicó en tan solo 6 meses.”

Frederic Mishkin, gobernador de la reserva federal estadounidense (Fed) entre los años 2006 y 2008 y profesor de la prestigiosa escuela de negocios de la Universidad de Columbia (Nueva York) perteneciente a la Ivy league,  recibió 124000 dolares de la cámara de comercio islandesa por escribir un artículo-informe sobre el sistema financiero del país en el cual defendía que poseía unas instituciones sólidas y competentes, un banco central fiable, entre otros análisis que tardarían poco en ser desmontados.

En 2006, año de mayor concesión de hipotecas subprime, llegaba Ben Bernanke a la Presidencia de la Fed. A pesar de los alarmantes datos, decidieron no tomar ninguna medida.

¿Cuánto tardaron en reconocer la crítica situación a la que se enfrentaba el mundo? Relevantes figuras del mundo de la economía y las finanzas no se cortaron en hacerlo. Entre otros, el economista jefe del FMI, R.G. Rajan y el famoso economista Nouriel Roubini. Pero, ¿Interesaba reconocer dicha situación? ¿Quién mejor que aquellos que diseñaron la “cadena alimentaria” de la industria financiera sabían que podía pasar?

A finales del 2008, explotaba la crisis financiera. Los prestamistas ya no podrían vender sus “hipotecas basura” empaquetadas a los bancos de inversión.

Los titulares de dichas hipotecas dejarían de pagar conforme perdían sus trabajos, teniendo en cuenta además que explotó la burbuja inmobiliaria existente, provocando una drástica caída en el precio de la vivienda. ¿Cuántos ciudadanos se encontraron de la noche a la mañana con una deuda hipotecaria mayor que el valor del activo gravado?

En 2008, la inmensa y veloz industria financiera parecía pararse bruscamente. La desconfianza se apoderaba del mercado financiero. ¿En manos de quién estaban esos “paquetes tóxicos?.  Todo el sistema se congelaba.

En EEUU, hoy en día la industria financiera es más grande, poderosa y está más concentrada que nunca. Tras la crisis, algunos conglomerados financieros son incluso más grandes, más “sistémicos” si me permitís.

Como ejemplos, JP Morgan Chaese, adquirió a Bear Stearns y más tarde a Wamu; Bank of America como ya hemos comentado adquirió Merrill Lynch y Countrywide; Wells Fargo adquirió Wachovia…

¿Está relacionado el incremento de poder del sector financiero en EEUU desde los 80 con el aumento de las desigualdades dentro del país (la mayor de los países desarrollados)?

Es cierto que los EEUU son por ejemplo  líderes de la industria tecnológica (Apple, Google, Microsoft, etc), donde es fácil alcanzar salarios elevados pero dichos puestos requieren una buena educación, que como todos sabemos, cada día es alcanzable por un porcentaje menor de la población.

Aunque este es un tema del que hay mucho que decir, no es el momento, pero en el documental encontraréis datos interesantes al respecto.

Etiquetas: