El método más simple para elaborar velas de miel es utilizando planchas de parafina o de cera de abeja que por lo general tienen un aspecto similar al de un panal.

Una vez en nuestro poder éstas hojas de cera y la mecha correspondiente ya puedes ir pensando que formato deseas que tuviera tu vela o qué decoración le puedes aplicar.

El corte de las planchas de cera se realizará en función de la forma que se le vaya a dar a la vela.

Una vez preparado estos elementos se pasa a colocar la mecha a lo largo del extremo más corto de la hoja. A partir de ahí se empieza a enrollar la cera tratando de que esté lo más apretada posible.

Una forma de facilitar la tarea de enrollado y para asegurar que la plancha se va fijando adecuadamente es valerse de la utilización de un secador con aire caliente para que la plancha vaya cediendo y ajustándose a su nuevo contorno.

Cuando se haya acabado se pueden poner tantas hojas de cera como se quieran si se pretende obtener una vela de un grosor mayor.

En el último extremo de la plancha de cera es conveniente aplicarle de nuevo un poco de calor mientras que al mismo tiempo se va haciendo presión a fin de asegurar una perfecta fijación en forma de cierre.

Etiquetas: , , , ,