¿Sabías que el polen es rico en vitaminas y hierro? Este polvo contiene antibióticos naturales que mantienen tu cuerpo libre de enfermedades y de bacterias; además, es un buen complemento para bajar de peso y mejorar tu digestión.

De acuerdo con el Instituto de Terapias Alternativas Iris, el polen sirve como complemento alimenticio para prevenir anemia y equilibrar las funciones químicas del organismo, así como combatir la fatiga mental, abrir el apetito y bajar la presión arterial.

El polen se compone de proteínas, vitaminas A, b y C, así como de minerales, oligoelemento, enzimas y otras sustancias que mejoran la salud de las personas de cualquier edad e incluso para pacientes con diabetes, ya que es bajo en azúcares.

Su consumo regular fortalece el sistema circulatorio, aumenta los glóbulos rojos y reduce la formación de colesterol, la fatiga ocular, el insomnio, la depresión, los síntomas de la gripe, las infecciones urinarias y te ayuda a recuperar el deseo sexual.

Además, al regular tu metabolismo te ayuda a bajar de peso, a desintoxicar tu cuerpo, así como a prevenir la diarrea y el estreñimiento.

¡Aprende a tomarlo!
El polen se puede ingerir en cápsulas o masticarlo hasta deshacerlo en la boca; sin embargo, lo más conveniente es disolver dos cucharadas de polen en un vaso con jugo de naranja, en leche o yogur.

Los especialistas recomiendan ingerirlo antes del desayuno para aprovechar sus beneficios durante el día. Consérvalo en un lugar fresco y seco. Recuerda consultar a tu médico antes de iniciar su consumo. Complementa tu alimentación con otros productos como la miel

No hay etiquetas para esta entrada.