Bolivia, considerado el principal productor del llamado también “cereal madre”, es actualmente el país que más lo promueve internacionalmente, razón por la cual el presidente Evo Morales fue designado por Naciones Unidas embajador de ese preciado y ancestral producto natural de la tierra.

Los orígenes de la Quinua son milenarios, y constituyó, junto al maíz y la papa, la comida primordial de los Incas, quienes al plantar las semillas durante el solsticio se las ofrecían al Inti, el Dios Sol.

Contiene más proteínas, 16,2 por ciento, que ningún otro grano, más que el arroz, 7,5 por ciento, y que el trigo, 14 por ciento, además de aminoácidos similares a la leche. También es una importante fuente de almidón, azúcar, minerales y vitaminas.

El “oro de los Incas” es un alimento ligero, de sabor delicioso, fácil digestión, y reemplaza al arroz como guarnición, además de que puede prepararse como entremeses, en sopas y hasta postres.

La producción de la Quinua en Bolivia, que se cultiva a más de 3 mil metros de altura sobre el nivel del mar, se ha incrementado en un 54 por ciento en los últimos cinco años, y logró su máximo histórico en la recién concluida campaña 2011-2012.

Su exportación se ha cuadruplicado desde 2007 alcanzando la cifra de casi 45 mil toneladas anuales por valor de más de 55 millones de dólares, y sus principales destinos son hoy 24 países, entre ellos Estados Unidos, Francia, Países Bajos, Canadá y Alemania.

En Bolivia el “cereal madre” es cultivado por casi 6.000 productores permanentes, en 10 municipios del altiplano sur del país, que obtienen importantes beneficios económicos.

Recientemente la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) declaró a 2013 como el “Año Internacional de la Quinua”, debido a las propiedades nutritivas que posee este cereal andino, entre las que se cuentan su alto nivel de proteínas y aminoácidos esenciales para la salud humana.

Hace pocos días, el propio presidente Morales inauguró la siembra del apreciado cereal correspondiente a la campaña 2012-2013, con el propósito de estimular aun más su cultivo y el incremento de su producción de cara a los venideros años.

Sin duda alguna, la Quinua, relegada por los colonialistas que avasallaron a las poblaciones indígenas andinas de Sudamérica, está llamada a convertirse, junto a otros importantes recursos naturales de la Pachamama (Madre Tierra), en uno de los principales renglones exportables de Bolivia.

Etiquetas: ,