“Homeland” triunfó en la 64 edición de los Emmy, con seis estatuillas e impidió de paso que su gran rival, “Mad Men”, hiciera historia con un quinto triunfo consecutivo en esa categoría. Sin embargo, las actrices de la serie de los publicistas, Jessica Pare y January Jones, se llevaron, sin duda, el título de la más elegantes.

“Homeland” se llevó los galardones a la mejor serie, mejor actor (Damien Lewis), mejor actriz (Claire Danes) y mejor guion (Alex Gansa, Howard Gordon y Gideon Raff, por el episodio piloto) durante la ceremonia, a los que suma dos más de carácter técnico que se entregaron la semana pasada. Sin embargo, las actrices de la serie “Mad Men”, Jessica Pare y January Jones, fueron las ganadoras indiscutibles del premio a las mejor vestidas durante la ceremonia.

La actual mujer de Don Draper lució un precioso vestido blanco de Jason Wu, con zapatos del mismo creador, clutch de Christian Louboutin y joyas de Bulgari. Mientras, la ex del publicista, January Jones, deslumbró con un espectacular Zac Posen negro, clutch y joyas de Cartier, y zapatos de Christian Louboutin.

Por su parte, la voluptuosa Christina Hendricks apostó por la diseñadora Johanna Johnson para sacarle el máximo partido a sus curvas, así como la actriz colombiana Sofía Vergara, quién eligió un vestido brillante en tono turquesa y de corte sirena, de su incondicional Zuhair Murad.

Por su parte, la actriz Nicole Kidman lució un vestido en blanco y motivos azules de Antonio Berardi.

Sin duda, el color de la noche fue el amarillo flúor por el que se decantaron las actrices Leslie Mann, de Naeem Khan; Julianne Moore, de Christian Dior; Julie Bowen y Kaley Cuoco.

Los premios de la 64 edición
Una victoria para “Mad Men” le hubiera supuesto batir todos los récord en el campo de mejor drama. Por el momento sigue compartiendo esa marca con series históricas como “Hill Street Blues”, “L.A. Law” y “The West Wing”.
Con una quinta victoria, “Mad Men” habría igualado la cifra de “Frasier”, que en 1998 sumó cinco trofeos -récord absoluto- como mejor serie de comedia.

Se puede decir que la de ayer fue una pésima jornada para “Mad Men”. Los publicistas de Nueva York se fueron de vacío a pesar de sus 17 nominaciones, la peor derrota en la historia de estos premios. Esa marca estaba en posesión de “The Larry Sanders Show” (1997) y “Northern Exposure” (1993), con 16 nominaciones sin un solo galardón.

“Game of Thrones” también sumó seis premios, todos ellos en categorías técnicas, como mejores efectos visuales y mejor vestuario.

En cuanto a “Modern Family”, con cinco estatuillas, hizo buenos los pronósticos y consiguió el Emmy a la mejor serie de comedia por tercer año seguido. Asimismo, sus actores Eric Stonestreet y Julie Bowen se llevaron los premios a las mejores interpretaciones de reparto. La colombiana Sofía Vergara era una de las rivales de Bowen.

En el campo de comedia también llamó la atención el éxito de Jon Cryer como mejor actor de comedia, por “Two and a Half Men”, serie por la que ya ganó en 2009 aunque en la categoría de actor de reparto.

La marcha de Charlie Sheen y la llegada a la serie de Ashton Kutcher cambió las tornas y los guionistas dieron mayor peso a su personaje, según admitió el propio Cryer, tremendamente sorprendido por su elección.

“Algo ha ido terriblemente mal”, manifestó sobre el escenario ante la mirada cómplice de Alec Baldwin y el gesto incrédulo de Louis C.K. “Esto es una locura”, añadió.

Julia Louis-Dreyfus hizo suyo el premio a la mejor actriz de comedia por “Veep”.

Cinco premios obtuvieron también la película para televisión “Game Change”, acerca de la elección en 2008 de la por entonces gobernadora de Alaska Sarah Palin como candidata a la vicepresidencia del Partido Republicano, y la miniserie “Hatfields and McCoys”, sobre el enfrentamiento entre dos familias rivales al término de la Guerra de Secesión.

Etiquetas: