La crisis continúa golpeando los balances de las más importantes empresas alrededor del mundo. En ese sentido, grandes firmas como Shell, Repsol YPF, Telefónica o Sony mostraron malos resultados en el segundo trimestre.

El gigante de los hidrocarburos anglo-holandés Royal Dutch Shell reportó hoy pérdidas del 67% para su segundo trimestre, a 2310 millones de libras esterlinas (3785 millones de dólares), principalmente debido al desplome de los precios del crudo.

La firma, con sede en Londres y Amsterdam, indicó que descontando los inventarios de petróleo, las ganancias netas colapsaron un 70% a 1420 millones de libras (2.327 millones de dólares), en los tres meses hasta junio.

En tanto, los beneficios del grupo petrolero hispano-argentino Repsol-YPF cayeron un 58,8% en el segundo trimestre de 2009 frente al mismo período del año pasado, a 373 millones de euros (524 millones de dólares), debido al fuerte descenso de los precios del crudo.

Durante el primer semestre del año, la disminución de los beneficios fue prácticamente la misma, del 58% respecto al mismo período del año pasado, con 889 millones de euros (1255 millones de dólares), indicó en un comunicado difundido hoy.

La compañía lo achaca a “la brusca caída de los precios internacionales del crudo (53%) y gas (56%), y de los márgenes de refino (63%)”.

Por otro lado, el grupo tecnológico alemán Siemens bajó en sus tres primeros trimestres fiscales el beneficio neto hasta 3560 millones de euros (5019 millones de dólares), un 57 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior por la caída de la demanda.

Siemens precisó hoy de que recortará 1600 empleos debido a la crisis económica, una reducción que afectará a países extranjeros como Austria, Gran Bretaña y Francia, y no a Alemania como había informado anteriormente.

La entrada de pedidos cayó en los nueve primeros meses de su actual año fiscal (concluye el 30 de septiembre) un 15 por ciento, hasta 60.244 millones de euros (84.944 millones de dólares).

La crisis económica llevó a muchos clientes de Siemens a posponer sus proyectos por lo que se redujo la demanda.

En tanto, los beneficios totales del líder español en telecomunicaciones, Telefónica, bajaron en el segundo trimestre en Europa, aunque los registrados en los países de América latina siguen subiendo marcados por la continua expansión de la compañía en la región, informó la agencia internacional AFP desde Madrid.

El beneficio neto cayó en el segundo trimestre un 6,1% (1929 millones de euros, 2715 millones de dólares), cifra superior a las previsiones de los analistas.

En este contexto, “Telefónica Latinoamérica se reafirma como motor de crecimiento del grupo”, al igual que el año pasado, reiteró la compañía en un comunicado difundido hoy.

Los ingresos de Telefónica Latinoamérica “continúan incrementando su peso sobre los ingresos totales del grupo” y ya suponen un 39,8%, dos puntos más que en el mismo período del año pasado, frente al 35% que suponen los ingresos de España y el 24% del resto de Europa.

En sintonía, Sony sufrió de abril a junio pérdidas netas de 37.090 millones de yenes (392 millones de dólares), frente a las ganancias de 34.980 millones de yenes registradas hace un año, anunció hoy la compañía.

El gigante japonés de la electrónica atribuyó las pérdidas a la situación económica mundial, que desanima a los consumidores a comprar productos, y a los costes de reestructuración de la empresa.

También el productor automovilístico alemán Volkswagen bajó en el primer semestre el beneficio neto hasta 494 millones de euros (696 millones de dólares), un 80,8 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008.

Volkswagen informó hoy de que la facturación se redujo entre enero y junio un 9,4 por ciento, hasta 51.200 millones de euros (72.192 millones de dólares), frente al monto logrado en los mismos meses del pasado ejercicio.

En tanto, el mayor grupo químico del mundo, el alemán BASF, anunció hoy en su sede de Ludwigshafen que cerró el segundo trimestre del año con un importante retroceso en sus beneficios y facturación.

De abril a junio, el beneficio neto bajó de los casi 1300 millones de euros (casi 1830 millones de dólares) del año pasado, a 343 millones de euros (482 millones de dólares). Por su parte, la facturación cedió un 23 por ciento hasta los 12.500 millones de euros (17.571 millones de dólares).

Semejante retroceso en los resultados se debió principalmente a la caída de las ventas de productos químicos para la industria del motor y la construcción, explicó la compañía.

Agencias ANSA, AFP, EFE, DyN

Etiquetas: , , ,