phil_collinsUna delicada operación en su columna vertebral dejó a Phil Collins sin sensibilidad en sus manos y con un temblor que le impide tocar la batería, el instrumento con el que se hizo famoso.
Lleno de tristeza, el ex integrante de Genesis reconoció frente a la prensa alemana que ya no podrá tocar los bombos y los platillos nunca más, aunque no será el fin de su carrera musical.
El artista sufría desde hace años fuertes dolores debido a una vértebra dislocada cerca del cuello, lo que lo obligó a someterse a una operación que le alivianó el sufrimiento, pero lo dejó sin sensibilidad y con un constante temblor.
“La única manera en que podría tocar la batería sería pegarme los palillos a mis manos con pegamento”, dijo el músico de 58 años en una conferencia de prensa que ofreció en Berlín, cuando asistió al estreno del musical “Tarzán”, la adaptación de la película de Disney que lleva su música.
De todos modos, Collins no piensa detenerse y seguirá produciendo y cantando, con un nuevo disco en mente, en el que reversionará clásicos del soul y el blues.

Etiquetas: