En la mayoría de los casos, el estreñimiento implica una baja frecuencia de deposiciones. Sin embargo, el estreñimiento también significa heces duras, estómago hinchado, dificultad para liberar las heces, o una sensación de vaciamiento inconcluso luego de la defecación. Esta dificultad también puede causar dolor abdominal. El estreñimiento también puede ser muy incómodo pero este síntoma, por lo general, no es señal de una afección aguda. Aquí te ofrecemos los mejores laxantes naturales, para curar el estreñimiento sin productos químicos.

¿Por qué evitar los laxantes químicos?

Cada año, las compañías farmacéuticas lanzan al mercado grandes cantidades de laxantes químicos (en forma de píldoras o cápsulas). Si esos remedios son utilizados una y otra vez, pueden causar daños físicos irreversibles como fatiga intestinal, cansancio, etc. Los laxantes naturales tienen su origen en la naturaleza y ayudan a tu cuerpo a aliviar el estreñimiento por sí solo. No olvides que consumir químicos nunca es bueno para el hígado ni para los riñones. Quienes consumen esos químicos y drogas, por lo general, no son conscientes del daño que el cuerpo recibe por el uso constante de medicamentos, e insisten en buscar la cura en cada químico nuevo que descubran.

Cinco laxantes naturales

1. Aloe Vera. La hoja entera de Aloe Vera constituye un poderoso laxante natural. Toma una hoja fresca, muélela y bébela. Deberías ingerir no más de un cuarto de taza por día. Este laxante no es aconsejable para embarazadas.

2. Semillas de lino. Es otro remedio natural que ayuda a mover eficientemente los desechos a través de los intestinos. Además, las semillas de lino incrementan el volumen de las heces, ayudando así a su liberación. Pon una cucharada de semillas de lino en un vaso de agua hirviendo; espera quince minutos hasta que el agua se caliente. Bebe el agua con las semillas. Realiza este proceso una vez al día.

3. Hojas de col. Se recomienda consumirlas frescas o fritas. Existen muchísimas recetas para preparar comidas exquisitas con esta planta.

4. Remolacha. Es un laxante natural que contiene una enzima que contribuye a acelerar la defecación. Se recomienda ingerirla cruda. Con la remolacha puedes preparar exquisitas ensaladas. No te asustes si tu orina o tu materia fecal se vuelven rojizas: es algo normal.

5. Rábano picante. Es uno de los laxantes naturales que regula y equilibra el metabolismo. Pon una cucharada de raíz de rábano picante en una taza de agua hirviendo. Espera cinco minutos antes de beber la mezcla. Hazlo tres veces al día.