El universo creado por J. K. Rowling en la serie de libros de Harry Potter incluye no sólo hechizos y deportes sobre escobas voladoras.

Según la autora, también hay alimentos y bebidas que únicamente se pueden encontrar en el mundo mágico. Una de esas bebidas es la cerveza de manteca ( butterbeer, en inglés), que es lo que los magos menores de edad pueden tomar cuando van a la taberna Las Tres Escobas, a diferencia del “whisky de fuego”, que sólo está al alcance de los adultos.

Harry la conoce en el tercero de los libros, El prisionero de Azkabán , en el que descubre que se puede tomar fría o caliente, pero que en ambos casos produce una agradable sensación de calidez. Según imagina Rowling, la bebida tiene un gusto similar a una preparación popular en Inglaterra, el butterscotch , a la que se podría describir con un tofee (el clásico caramelo hecho con manteca y azúcar) disuelto.

La pregunta que surge a partir de una nota de The New York Times publicada hoy por LA NACION es, ¿tiene alcohol la cerveza de manteca?

A juzgar por lo que pasa en la última película, no. El hecho de que en la escena de la última película inmediatamente posterior a aquella en la que los protagonistas toman esta bebdia, Hermione, la mujer del trío, camine abrazada a sus dos mejores amigos no indica que esté bajo los efectos del alcohol. No es la primera vez que se ve a la joven maga abrazada de sus amigos y, demás está decir, que no siempre esa conducta está asociada con la bebida en cuestión.

Por Ricardo Quesada
De la Redacción de lanacion.com