markwebber.jpg

A veces por razones del destino la justicia divina funciona como debería. En Alemania, Mark Webber se ha mostrado intratable y ni siquiera una drive-trough tras un incidente en la salidad con Rubens Barrichello le ha impedido hacerse con la victoria de manera triunfal.

El australiano confirma con la victoria, la primera de su carrera tras más de un centenar de carreras a sus espaldas, que Red Bull no sólo es Sebastian Vettel. El alemán ha secundado a su compañero completando un magnífico doblete para la escudería austro-británica, segundo en menos de un mes y que deja a ambos pilotos a poco más de veinte puntos del líder, el británico Jenson Button.

Quien pueden estar contentos son los hombres de Ferrari y quizás también Renault. Los primeros han conseguido el segundo podium de la temporada gracias a Felipe Massa mientras que Fernando Alonso ha conseguido un buen séptimo puesto pero marcando la mejor vuelta en carrera que muestra que las mejoras presentadas en Alemania por Renault han surtido efecto.

Una vez llegado al ecuador de la temporada, una cosa ya tenemos clara. La enfermedad del campeonato, el dominio de Brawn GP, ha encontrado la medicina perfecta en los coches de la bebida que te da alas. Los discretos resultados tanto de Jenson Button como de Rubens Barrichello en los últimos grandes premios les ponen en una situación complicada. O el mago Brawn tiene algún as en la manga o se puede ir olvidando del título. Un circuito lento de los calificados como lentros y que no beneficia, en teoría, a Red Bull será la siguiente parada en el camino.

Más información sobre Fórmula 1 en Racingpasión

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,